CC y PP exigen el cese de las amenazas e insultos a Alonso por la moción en Santa Cruz

Los nacionalistas afirman que la concejal de Ciudadanos, clave para desbancar a Patricia Hernández de la Alcaldía, recibe presiones y descalificaciones.

Canarias - 6/28/2020 EUROPA PRESS
Evelyn Alonso, concejala de Ciudadanos en Santa Cruz de Tenerife. Foto Europa Press. Evelyn Alonso, concejala de Ciudadanos en Santa Cruz de Tenerife. Foto Europa Press.
El presidente del grupo municipal CC-PNC, José Manuel Bermúdez, y el portavoz del grupo popular, Guillermo Díaz Guerra, en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife han exigido al resto de partidos políticos presentes en la Corporación local, especialmente al PSOE, la condena "sin paliativos" de la "campaña de amenazas e insultos" que está recibiendo la nueva concejal de Ciudadanos, Evelyn Alonso, que tomó posesión de su acta el pasado viernes y planea apoyar una moción de censura contra la actual alcaldesa, Patricia Hernández.

Según sostiene José Manuel Bermúdez, "es inadmisible y no se puede mirar para otro lado ante esta campaña de amenazas y descalificaciones personales que está soportando la concejala Evelyn Alonso en las redes sociales, que nada tiene que ver con el debate político o de ideas, siempre democrático y saludable".

Las "continuas" faltas de respeto a la concejala de Ciudadanos, añade Guillermo Díaz Guerra, "no pueden ser pasadas por alto por parte de los partidos que estamos representados en la Corporación local, máxime cuando lo que se pretende desde perfiles ocultos o falsos en las redes sociales es tratar de intimidarla, con la intención de coartar su libertad". "Es sorprendente que ni siquiera desde el partido en el que milita Alonso se haya hecho la mínima condena, lo que podría entenderse como complacencia", agregó.

CC y PP piden, especialmente al PSOE, que manifieste su repulsa ante este tipo de actos en las redes sociales, que "lo único que pretenden son el uso de la intimidación, cuando no del miedo, para tratar de quebrantar la legítima libertad de acción de la concejala, independientemente de si gusta más o menos".

"No cuestionamos la libertad de la crítica o el debate político, aunque sean contrarios o críticos con nuestras posiciones políticas, como no puede ser de otra manera, lo que rechazamos e invitamos a que se signifiquen el resto de fuerzas políticas del consistorio es a estos comportamientos antidemocráticos cuando no delictivos", señalan Bermúdez y Díaz Guerra.

Para CC y PP, "debe quedar suficientemente clara la posición de los partidos políticos democráticos y su condena de la violencia en todas sus formas y medios, incluidas las que se manifiestan en las redes sociales". "Rechazar la intimidación y el insulto o descalificación personal o a las familias de cualquier cargo público es una tarea colectiva que no puede sustentarse solo en la conveniencia del momento. Como en cualquier caso de violencia, sea del tipo que sea, la desaprobación activa es la única manera de no permitir su propagación y, a la postre, impedir sufrirla en carne propia", apostillan.