Se plantea coincidiendo con las protestas a la sentencia del "procés"

Cataluña vive este viernes una huelga general tras una semana de protestas

La huelga, no secundada por los sindicatos mayoritarios (CCOO y UGT), ha sido convocada con motivos laborales y económicos como la reclamación de la derogación de la reforma laboral o la implantación de un salario mínimo catalán de 1.200 euros.

España - 10/17/2019 EFE
Cataluña vivirá mañana viernes su cuarta huelga general en menos de dos años vinculada al proceso independentista, una convocatoria con la que culmina una semana de movilizaciones en protesta por la condena de los líderes del "procés", que han ido acompañadas de disturbios y han elevado la tensión política.

Convocada por los sindicatos independentistas Intersindical-CSC y Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC), la huelga pondrá además a prueba la capacidad de movilización del independentismo en el mundo laboral, después de que no consiguiera paralizar la actividad económica en otras ocasiones.

La huelga general, no secundada por los sindicatos mayoritarios (CCOO y UGT), ha sido convocada con motivos laborales y económicos como la reclamación de la derogación de la reforma laboral o la implantación de un salario mínimo catalán de 1.200 euros, aunque se plantea coincidiendo con las protestas a la sentencia del procés.

A priori, la huelga impactará especialmente en la educación, donde la IAC tiene mucha influencia entre el profesorado a través de la USTEC, y en el de la administración de la Generalitat, un ámbito en el que la Intersindical-CSC ha ganado posiciones en el último año.

Sin embargo, habrá que tener en cuenta que Seat ha acordado un paro técnico de producción en la planta de Martorell (Barcelona) a partir de esta tarde y durante todo el día de mañana como consecuencia de la huelga y los cortes de carreteras que se pueden desencadenar.

La empresa automovilística y los sindicatos han decidido hoy que, para evitar el riesgo de que los trabajadores no pudieran acudir a su puesto de trabajo, y también de que hubiera problemas para recibir suministros, se ha decidido este paro técnico en la producción, según han informado a Efe fuentes de ambas partes.

De hecho, la movilidad será muy probablemente la especial damnificada mañana ya que los activistas y los huelguistas suelen poner el foco desde primera hora de la mañana en intentar obstaculizar el tráfico rodado y ferroviario.

Los servicios mínimos decretados por la Generalitat garantizan, de momento, el funcionamiento del 50 % del metro y el autobús urbano en Barcelona en horas punta, mientras que los trenes de cercanías y regionales contarán con mínimos del 33 % durante todo el día.

Desde el ámbito empresarial, la patronal Foment del Treball ha denunciado el carácter político de la huelga, mientras que Pimec se ha mostrado más comprensiva con las movilizaciones contra la sentencia del procés aunque ha alertado de los riesgos para la actividad económica y empresarial.

La última huelga general convocada por la Intersindical fue el pasado 21 de febrero, con la que se protestó por el inicio del juicio del 'procés'.

Con anterioridad, el sindicato independentista había convocado otra huelga el 3 de octubre de 2017, que coincidió con el denominado 'paro de país', para condenar las cargas policiales a ciudadanos durante el referendum del 1-0; y el 8 de noviembre del mismo año, en protesta por el ingreso en prisión de los líderes independentistas.

En el paro del 21 de febrero, la huelga se hizo visible en las calles y las carreteras de toda Cataluña, con numerosas afectaciones en la movilidad por la acción de grupos de activistas, muchos de ellos de los CDR, aunque no pudo paralizar el grueso de la actividad económica.

La normalidad fue la tónica general entonces en las empresas e industrias de Cataluña y en puntos neurálgicos como el Puerto de Barcelona, el Aeropuerto de El Prat y Mercabarna.

Por la tarde, unas 40.000 personas participaron en Barcelona en las manifestaciones de la tarde, apoyadas por partidos y entidades soberanistas, según las cifras que dio la Guardia Urbana.