ARQUITECTURA

''Casas Apiladas'', premio Miguel Martín-Fernández de la Torre

El galardón otorgado por el Colegio de Arquitectos de Gran Canaria reconoce la propuesta innovadora y la estrategia medioambiental del proyecto de Edificios Singulares.

Cultura - 11/5/2020 EUROPA PRESS
Edificio Casas Apiladas en Telde. Imagen cedida. Edificio Casas Apiladas en Telde. Imagen cedida.
El inmueble 'Casas Apiladas' de Edificios Singulares y realizado por el estudio de arquitectura Romera y Ruiz ha obtenido el premio Miguel Martín-Fernández de la Torre que otorga el Colegio de Arquitectos de Gran Canaria por su innovadora arquitectura y su estrategia medioambiental.

En este sentido, la empresa ha resaltado que su finalidad es llevar a cabo obras que embellezcan y revaloricen el entorno, con lo que supone de regeneración y valor para la zona, además del atractivo para los turistas que lo contemplan en sus paseos.

Edificios Singulares apuesta así por la belleza a través de las formas, el espacio, el diseño y la imagen, todo ello para crear hogares especiales.

DAR UN VALOR AÑADIDO A LA VIVIENDA
Al respecto, el gerente de Edificios Singulares, Miguel Ángel Suárez, se ha mostrado satisfecho con este premio y ha señalado en declaraciones a Europa Press que su estrategia de edificación de viviendas consiste en darles un valor añadido, "un plus para el comprador y el usuario para que las disfrute".

"No sólo se trata de construir un edificio para estar en él, sino para disfrutarlo y encontrar una tranquilidad y una armonía con el entorno", dijo para agregar que por este motivo han contratado al arquitecto Pedro Romera, del estudio Romera y Ruiz, ya que "tiene una visión y una capacidad creativa suficiente para dar ideas que se adecuan al entorno y a cada solar".

Suárez observó que cualquier persona que ve las 'Casas Apiladas' puede ver que se trata de un edificio "diferente" que ofrece una visión total del entorno, sin edificios delante, con una plaza delantera desarrollada por ellos mismos y una ventilación cruzada "perfecta".

Además, el gerente señaló que en la actualidad están llevando a cabo otros proyectos, como el de la Calle Juan de Quesada, 19, en Vegueta, con jardines interiores o el de la Calle Pascal, en Guanarteme, con el jardín interior vertical más alto de Canarias.

APROVECHAR LA VENTILACIÓN NATURAL CON UNA PROPUESTA INNOVADORA
Por su parte, desde el estudio Romera y Ruiz, Pedro Romera, ha reflexionado sobre las exigencias en la nueva arquitectura actual, marcada por la situación del Covid-19 y ha destacado que con este edificio han podido poner en práctica cosas que previamente sólo habían podido teorizar.

Señaló que este edificio se trató de una propuesta experimental e innovadora tratando de aprovechar la ventilación natural que hay en Canarias con los vientos alisios y el uso de la naturaleza.

Romera apuntó de igual modo que en la islas hay dos problemas, el excesivo soleamiento y la humedad, lo que hace que con una temperatura un poco alta la sensación térmica sea de bochorno y si es baja de frío.

Por ello, la propuesta de los arquitectos ha utilizado todos los sistemas de ventilación natural posibles y se dotó al inmueble de "espacios filtros" entre el interior y el exterior.

RECUPERAR LA TRADICIÓN CANARIA
Se recupera de este modo la tradición canaria, ya que como siempre en la historia, en ocasiones es necesario mirar hacia atrás, hacia nuestro pasado.

En Canarias se apostaba por casas grandes y espaciosas que incluían zaguán, portal, azotea, patios, balcones... pero con llegada de la construcción masiva se valoró más conceptos como la ubicación o la modernidad.

Ahora, se vuelven a valorar los espacios, el terreno, el espacio; incluso tener un pequeño huerto, lo que supondrá una revolución en el concepto de habitabilidad, que marcará las construcciones y el mercado.