Cáritas impulsa unidades móviles de atención en la calle a personas sin hogar de Tenerife

Desde que se pusieron en marcha las unidades móviles del Norte y el Sur de la isla, se ha atendido en los últimos meses a más de 60 personas en situación de sin hogar, la mayor parte de ellas en situación de total desamparo.

Canarias - 7/12/2019 EUROPA PRESS
Sede de Cáritas en Santa Cruz de Tenerife. Sede de Cáritas en Santa Cruz de Tenerife.
Cáritas Diocesana ha impulsado el servicio puesto en marcha en 2019 en la isla de La Palma consistente en unas unidades móviles de atención en la calle para personas sin hogar de la isla replicando el mismo servicio en Tenerife, según ha informado la organización católica en una nota de prensa.

"Entendemos que el derecho a una vivienda digna, segura y adecuada, es en sí mismo un derecho facilitador; es decir, que permite que otros derechos fundamentales y humanos puedan realizarse, al asegurar un espacio personal, privado y sustentador de las necesidades básicas de todo ser humano", han señalado desde la entidad.

Así, en diciembre de 2016 se puso en marcha una Unidad Móvil de Atención en Calle (UMAC) en La Palma, cuyo objetivo es garantizar la seguridad de vida de las personas en situación de sin hogar y su acceso a los recursos dirigidos a este colectivo.

Los buenos resultados en los dos últimos años, en los que se ha atendido a un centenar de personas, han hecho que Cáritas haya replicado el mismo en la isla de Tenerife, donde ya operan varias unidades móviles de atención en calle para personas en situación de sin hogar.

De esta manera, la UMAC de Tenerife pretende realizar un primer diagnóstico zonal por municipios sobre la situación de sinhogarismo en el Norte y el Sur, y poder vincular a la persona con los sistemas públicos --especialmente los municipales--, recursos sociales y sanitarios, facilitando en este proceso el acceso a los derechos fundamentales y a las ayudas establecidas.

Desde que se pusieron en marcha las unidades móviles del Norte y el Sur de la isla, se ha atendido en los últimos meses a más de 60 personas en situación de sin hogar, la mayor parte de ellas en situación de total desamparo.

Finalmente, durante el proceso de intervención se han detectado carencias para la cobertura de sus necesidades básicas, especialmente en lo que se refiere a la alimentación y la higiene, que se suma al hecho de no disponer de unas condiciones de habitabilidad adecuada, sin posibilidad de tener privacidad y disfrutar de relaciones sociales y familiares.