Canadá se interpone en el camino de España para luchar por las medallas

España no ha podido desplegar su habitual batería de habilidades hasta el momento.

Mundial de baloncesto femenino - 9/27/2018 EFE
La selección española de baloncesto disputará ante Canadá, los cuartos de final del Mundial femenino de baloncesto que se está disputando en Tenerife, el último escollo para acceder a las semifinales y a la lucha por las medallas.

El equipo español, que lleva cinco podios internacionales consecutivos (campeona de Europa en 2013 y 2017, subcampeona olímpica 2016, subcampeona del mundo 2014, y bronce europeo 2015) no está en su mejor momento de juego, por la falta de forma a causa de las lesiones de algunas de sus puntales.

De hecho, salvo en el partido inaugural mundialista ante Japón, su juego ha tenido más sombras que luces, sobre todo en ataque donde no ha podido encontrar una fuente fiable de puntos de manera continuada.

Las lesiones han impedido que Alba Torrens, una de las mejores aleros del mundo, haya llegado en plenitud al Mundial. Y tampoco están en su mejor momento Silvia Domínguez, Anna Cruz o Astou Ndour.

En un equipo tan justo físicamente, por la falta de altura, la velocidad y el tiro tienen un papel fundamental, pero por unas cosas u otras España no ha podido desplegar su habitual batería de habilidades.

Solo la defensa, fruto de un trabajo encomiable de todo el equipo, ha estado a la altura y ha sido la que le ha permitido llegar hasta cuartos de final por el camino más largo, después de perder contra Bélgica en la primera fase.

Ahora en cuartos de final, en la antesala de la lucha por las medallas, Canadá aparece como un muro especialmente difícil de sobrepasar.

Las canadienses llegan como una de las selecciones emergentes dispuestas a dar el último paso. Tienen físico, tienen tiro y un baloncesto moderno y demoledor ante el que Francia hincó la rodilla.

Kia Nurse, la base de New York Liberty en la WNBA, es el cerebro ejecutor de Canadá gracias a su excelente lanzamiento de tres puntos y a su visión de juego. Y su compañera de equipo en Estados Unidos Nayo Raincock-Ekunwe, la mejor reboteadora y segunda anotadora hasta el momento.

En el debe de las norteamericanas hay que apuntar el complejo de cuartos de final que pueden tener al no haber superado nunca esta barrera en un Mundial, algo que tampoco es fácil de gestionar.

En el haber de España está ese gen ganador que han demostrado las jugadoras en estos años, ese gen competitivo que les ha hecho superar una y otra vez rivales que parecían imposibles.

"Esperemos que Canadá no tenga su mejor día y que nosotras sigamos en línea ascendente y mejorando. No descartamos nada", dijo Lucas Mondelo, el seleccionador español, tras el partido ante Senegal.