EL RINCÓN DE LAS ISLAS

Betancuria, parada obligada

La villa histórica está ubicada en el interior de Fuerteventura y con no más de 800 habitantes reúne una buena muestra de edificios que han marcado la historia del Archipiélago.

Canarias - 7/29/2020 Redacción Televisión Canaria
Almudena Betancor / Gerardo Jorge
Ubicada en el centro-oeste de la isla de Fuerteventura, Betancuria es uno de los más importantes hitos coloniales de la historia de las Islas Canarias por su ubicación en un valle interior apartado del mar para lograr mejor defensa ante los piratas.

Fundada en 1404 por Juan de Bethencourt, se convritió en la primera ciudad de las Islas Canarias.

Betancuria pasó a ser desde ese momento capital de Fuerteventura, y sede de los primeros órganos gubernativos, religiosos y administrativos de la isla y el archipiélago. De ahí la importancia de la Villa de Betancuria y que reciba el sobrenombre de Capital histórica de Canarias.

La Villa de Betancuria es historia viva de Fuerteventura con un conjunto histórico de atmósfera señorial, que emana tradición y cultura y donde se erige la Iglesia de Santa María de Betancuria, construida en 1410

Otros edificios importantes son el Museo de Arte Sacro y el Museo Arqueológico y Etnográfico o el convento de San Buenaventura y la ermita de San Diego de Alcalá.

Con una población que no llega a los 800 habitantes, este ríncón de Fuerteventura, dedicado antiguamente a la agricultura y ahora al turismo que se ha convertido en su principal fuente de ingresos. La Villa es parada obligada para todo aquel que visita Fuerteventura.