ARTES ESCÉNICAS

Aranza Coello reivindica un teatro más reflexivo y con apoyo institucional

la actriz considera necesario mantener una actitud optimista y no derrotista en cuanto al futuro de las artes escénicas.

Cultura - 9/13/2019 EFE
Fotograma RTVC Fotograma RTVC
Aranza Coello, actriz y fundadora de la compañía Burka Teatro, considera que para hacer un buen teatro alternativo a la corriente "mainstreaming", que a su juicio solo pretende acercar a las masas con producciones "comerciales y llamativas", las artes escénicas tienen que contar con apoyo de las instituciones públicas.

Aranza Coello ha asegurado en una entrevista a Efe que aunque desde Burka Teatro no consideran que la subvención deba ser completa, sí entienden que debería cubrir la estructura de este tipo de compañías que producen obras artísticas que llegan a menos cantidad de público, con contenidos alternativos.

La autora cree que al apostar por una escena más reflexiva, el apoyo no será mayoritario, pero sí habrá un público que puede "ir creándose y formándose" y al que se le debe facilitar el acceso al teatro a un coste asumible.

Por todo ello, la actriz considera necesario mantener una actitud optimista y no derrotista en cuanto al futuro del teatro, ya que la "ilusión es la que empuja a trabajar y a crear", y también a superar y enfrentarse al "hándicap" de la invisibilidad.

Burka Teatro, la compañía que fundó en 2003, se enfrenta a día de hoy a "ese desconocimiento", por gran parte del público, lamenta Coello, ya que se trata de un grupo que se acerca más a manifestaciones artísticas no convencionales.

La actriz, que también es creadora, considera que existe una corriente artística mucho más comercial y que numerosos programadores tienden a ofrecer lo que el público quiere ver, "para contentarlo", y que este hecho es un obstáculo más para dar cabida a nuevas ideas y espectáculos.

Coello es consciente de una pequeña "corriente fina" que intenta apostar por otro tipo de proyectos, pero que no puede lograr dar cabida a todos los que tienden a hacer "otro tipo de cosas", y lamenta que carecen de financiación para funcionar y solo reciben "un apoyo puntual de determinadas instituciones".

Además, reclama reservar los tiempos para la reflexión y para la investigación que propicie creaciones propias, ya que la "reflexión" que lleva conocer la realidad social es necesaria para llevar a escena proyectos que "a lo mejor no tienen el refrendo del público pero sí de la crítica".

La actriz asevera que no ha recibido presiones directas para dirigir, de hecho, muchos proyectos que reciben por encargo no son llevados a cabo por diversos motivos, sin embargo, reconoce que "al final la autocensura puede ser mayor que la propia censura".