Animan a estudiantes de Secundaria a construir sus propios robots submarinos

La Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan) pone en marcha un concurso para paliar el déficit de vocaciones científicas y tecnológicas que se registran en la actualidad.

Sociedad - 1/16/2013 EFE/Redacción TelevisiónCanaria
La Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan) animará a los jóvenes a interesarse por la tecnología como alternativa laboral posible y real, invitando a estudiantes de Secundaria de todas las islas a construir sus propios robots submarinos y hacerlos funcionar en un singular concurso.

Paliar el déficit de vocaciones científicas y tecnológicas, que "están disminuyendo de forma alarmante" en Canarias, en el marco de una tendencia general en la sociedad occidental, es el fin de esta iniciativa, puesta en marcha con la colaboración de la Universidad de Gerona y la Obra Social de La Caixa, según ha expuesto al presentarla públicamente el director de Plocan, Octavio Llinás.

El investigador ha subrayado que a quienes trabajan en el consorcio de la Plataforma Oceánica, como parte interesada en el desarrollo científico, "les preocupa esa falta de vocaciones", que entienden que se debe a un desconocimiento que hace que los jóvenes se sientan "socialmente lejos de la tecnología" y solo se vean como usuarios de ella, pensando que inventarla es tarea de otros países.

Frente a esa forma de pensar, este llamado "Taller de robótica submarina para alumnos de Secundaria" pretende "mostrar a los estudiantes que la tecnología puede ser algo muy próximo", hasta el punto de que, como podrán comprobar los participantes en la iniciativa, "se puede hacer un robot submarino con materiales que se encuentran en cualquier ferretería".

Tubos de PVC, trozos de madera, algunos cables e interruptores y pequeños motores serán, en concreto, los objetos con los que harán los chicos participantes en el taller sus artefactos, que, aunque en una escala y con una resistencia muy diferentes, tendrán las mismas funciones que los comerciales, mucho más caros y sofisticados, ha dicho el investigador de la Universidad de Gerona Miguel Villanueva.

Todo ello será posible, además, con un coste "casi increíble", ya que cada grupo de trabajo del taller podrá adquirir los materiales para hacer su robot submarino "gastándose solo 40 ó 50 euros", ha subrayado Andrés Orozco, director territorial de La Caixa en Canarias, quien ha calificado la idea de "emocionante".

Y es que, con este proyecto, los futuros trabajadores "podrán darse cuenta de muchas cosas", entre ellas de que objetivos o materias que parecen muy remotos no lo son tanto y, "sobre todo, de que quienes hacen posible las cosas son las personas", si afrontan sus metas con esfuerzo e ilusión, ha argumentado Orozco.

Llinás ha recalcado que los participantes en el taller, siete grupos de entre ocho y veinte alumnos encabezados por un profesor de Tecnología y que han sido seleccionados cada uno de ellos en cada una de las siete islas de Canarias, tendrán la oportunidad durante los próximos meses de construir su robot submarino y, además, de verlo funcionar y competir con él en un concurso.

La competición se hará hacia finales del curso académico, en torno al mes de mayo, en la sede de Plocan, donde se les pedirá a todos los grupos que realicen una serie de pruebas con sus artefactos sumergidos en el agua, ha avanzado.

Y ha añadido que la experiencia podría incluso dar una salida laboral ni siquiera imaginada hasta ahora a esos u otros jóvenes de Canarias, en la medida en que se prevé que en años venideros se ponga en operación en el mundo más de un millar de nuevos robots submarinos, varios de ellos en aguas de las islas y africanas, que necesitarán personal especializado que trabaje con ellos.