SE PRETENDE EVITAR EL CIERRE DE VIVIENDAS

Administradores de fincas piden que el alquiler vacacional no limite el uso de la vivienda

El Consejo Canario propone que cuando un propietario quiera dar de alta su vivienda como alquiler vacacional, que "no sea exclusiva" esta actividad, sino que la pueda compaginar con el alquiler de larga temporada.

Canarias - 15/03/2019 EUROPA PRESS
El Consejo Canario de Colegios de Administradores de Fincas con el viceconsejero de Turismo del Gobierno de Canarias, Cristóbal de la Rosa, El Consejo Canario de Colegios de Administradores de Fincas con el viceconsejero de Turismo del Gobierno de Canarias, Cristóbal de la Rosa,
El Consejo Canario de Colegios de Administradores de Fincas, que conforman los colegios profesionales de las dos provincias, se reunió con el viceconsejero de Turismo del Gobierno de Canarias, Cristóbal de la Rosa, para trasladarle las alegaciones presentadas al borrador del Decreto de regulación del alquiler vacacional, y que pasan por que se pueda compaginar esta modalidad con el alquiler de larga estancia.

En concreto, los administradores de fincas proponen que cuando un propietario quiera dar de alta su vivienda como alquiler vacacional, que "no sea exclusiva" esta actividad, sino que la pueda compaginar con el alquiler de larga temporada.

El objetivo, señalan, es "no restar unidades" a la oferta de vivienda en alquiler en general, aparte de que "nunca" se alquilan el cien por ciento del tiempo, pues "hay temporadas altas y bajas, que se puede destinar a vivienda de estudiantes por un período o a profesionales".

Por otra parte, indicaron que hay un gran porcentaje de propietarios de vivienda cerrada que quieren incorporarla al alquiler vacacional, "pero para que sea rentable y mantenga la vivienda abierta debe tener otras opciones, y poderla dedicar a corta y larga temporada".

En este sentido, consideran que no existe motivo de fondo que implique la exclusión de la actividad de viviendas vacacionales con las viviendas sujetas a la Ley 29/1994 de arrendamientos urbanos.

"Pues la vivienda que cumple con los requisitos de este Decreto también es apta y si se nos permite la licencia, hasta mejor que muchas de las viviendas que están en alquiler bajo la ley 29/1994", comentan.

Por otra parte, insisten en la propuesta de incorporar al texto el seguro de crédito y caución, "para garantizar las obligaciones económicas mensuales o extraordinarias ante la comunidad de propietarios, así como la posibilidad de que la comunidad de propietarios pueda establecer una cuota especial a las viviendas vacacionales".

Además, el derecho de admisión, con el que se trata de resolver de forma inmediata los posibles problemas que podrían causar los turistas.

"El propietario tiene que tener el derecho de admisión para casos en que se incumple las bases del contrato, los estatutos de la comunidad o los turistas causan molestias al resto de vecinos, y así poder solicitar la personación de la policía y la expulsión", subrayan.

También, indican que "si el propietario no ejercita ese derecho, la comunidad, tras determinados avisos de molestias, pueda obligar a cesar la actividad".

Los administradores de fincas también se oponen a una regulación con estándares (artículo 8), "que puede abrir una puerta a la creación de un filtro que permitirá reducir el derecho a la propiedad inmobiliaria para realización de actividad vacacional", y porque ya está regulado en los planes generales y "no tendría sentido" que los municipios volvieran a regular una actividad que no deja de ser una finca inmobiliaria de uso residencial.

Asimismo, los administradores de fincas colegiados de las islas advierten de que el régimen sancionador que recoge el borrador "es del todo desproporcionado", en función del valor de las propias viviendas y de la actividad económica que se desarrolla.

Tras la reunión, los administradores de fincas de las islas lamentaron que la regulación no pueda ser aprobada antes de las elecciones, y reiteraron que "cuanto antes haya una correcta regulación, mejor para todos".

En la reunión participaron los miembros de la Junta de Gobierno del Consejo Canario de Administradores de Fincas Carmen Suárez, Juan Setién, Luis Bittini y Elena Azparren.