BALANCE COVID

35 ancianos han fallecido en residencias canarias por el COVID

La incidencia del virus en residencias de mayores sigue siendo la más baja de España.

Canarias - 11/28/2020 Saúl García Crespo
Un grupo de personas mayores pasean por el campo. (INTERNET) Un grupo de personas mayores pasean por el campo. (INTERNET)
Canarias llegó al mes de abril contabilizando solo cinco personas fallecidas en residencias de mayores, con los mejores datos de todas las comunidades autónomas.
De las más de 130 residencias, públicas y privadas, el virus sólo afectó a una pequeña parte. Todos los fallecidos hasta esa fecha lo habían sido en residencias de Tenerife, como la de Jardines de San Marcos y Santa Rita, en Puerto de la Cruz . Hubo brotes en La Gomera, Gran Canaria y Lanzarote, pero no fueron graves.

La explicación para esos buenos resultados, entonces, fue que se actuó rápido, incluso antes del confinamiento, y se aplicaron protocolos estrictos de aislamiento.

A esa actuación preventiva pudo ayudar el hecho de que a finales de febrero, antes de que se decretarse el estado de alarma, se aisló a los ancianos de la residencia geriátrica Virgen de los Reyes, en Valle Gran Rey, en La Gomera, por el positivo de una trabajadora.

Después continuaron algunos casos aislados. En Gran Canaria dio positivo una trabajadora de la residencia de El Pino. En Las Cabreras, en Lanzarote, se registraron cuatro positivos, una doctora, otro sanitario y dos usuarios. En Casillas del Ángel (Fuerteventura) dieron positivo dos trabajadores y una usuaria.

Poco después de finalizar el confinamiento, el saldo ya era de 18 fallecidos en residencias, el primero de ellos el 27 de marzo, y todos en Tenerife. El Gobierno de Canarias llevó a cabo un primer cribado, y de 13.000 muestras que encontró 161 positivos de diez residencias.

Segunda ola

Los casos siguieron por goteo y la cifra de fallecidos en la actualidad es de 35 ancianos, 24 en Tenerife y 11 en Gran Canaria, donde el primer fallecimiento se produjo el 9 de septiembre. Entre los últimos, uno en Ifara y otro en Tafira. En Gran Canaria se han registrado cinco fallecimientos en El Sabinal, uno en Agüimes, uno en Taliarte, otro en El Pino y tres en Tafira. En Tenerife hubo ocho muertes en san Marcos, cuatro en Fasnia, Tacoronte y San Pancracio, dos en Santa Rita, una en el Hospital Los Dolores y el último en Ifara.

El brote de San Pancracio, en la residencia Vista Bella, hizo saltar las alarmas. Dieron positivos casi todos los usuarios y fueron puestos en cuarentena todos los trabajadores. La consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias destaca que se actuó rápido porque en solo cuatro días ya había asumido la gestión del centro y que ya han dado negativo todos los contagiados por lo que el brote se da por solucionado.
El último dato que confirma la consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias es que los residentes con diagnóstico confirmado son 44 y también hay 27 trabajadores
contagiados actualmente.

El más bajo de España

El virus no ha alcanzado a las residencias de personas con discapacidad, y a pesar del aumento en residencias de mayores, el porcentaje de fallecidos en residencias respecto al número total de fallecidos, que es de un once por ciento, sigue siendo el más bajo de España. En algunas comunidades autónomas, los muertos en residencias bordean o sobrepasan el cincuenta por ciento del total de muertes por coronavirus o con síntomas compatibles.

Protocolos estrictos y coordinación

Para el consejero de Sanidad, Blas Trujillo, Canarias tiene “uno de los protocolos más exigentes de España” a aplicar en estas residencias, donde se han realizado dos cribados completos ya desde el inicio de la pandemia. Ese protocolo se fijó en una Orden conjunta de las consejerías de Sanidad y de Derechos Sociales que se aprobó el 27 de julio, donde se adoptaron las medidas sobre nuevos ingresos, visitas, desplazamientos y protocolos internos que dividen la atención por grupos para evitar un contagio masivo. Para combatir el aislamiento, ya que la apertura a las visitas provoca un aumento de contagios, se han proporcionado tablets en algunas residencias a los mayores para ponerse en contacto con sus familiares.

La consejería de Derechos Sociales envía cada semana un informe de seguimiento de lar residencias a la Fiscalía, que hasta ahora solo ha actuado en una de ellas que operaba de forma irregular.

Fuentes de la Consejería de Sanidad destacan que se actúa rápido y que la escasa incidencia tiene que ver con varios factores: la actuación coordinada entre Sanidad y Derechos Sociales y dos tipos de vigilancia: una policial por parte de la Policía canaria, que visita habitualmente las residencias y otra médica, ya que cada centro se ha asociado al centro de salud más próximo.

Todos los fallecidos excepto uno, que se produjo de forma súbita, se han producido en las Unidades de Vigilancia Intensiva de los hospitales después de que los ancianos fueran trasladados allí.