Miles de personas salen a la calle por una igualdad real

Los sindicatos sostienen que la adhesión a las huelgas ha sido mayoritaria, aunque con porcentajes dispares.

Día Mujer - 08/03/2018 EFE
Miles de personas han manifestado este jueves por las calles de Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife como colofón a una jornada de huelga por el Día de la Mujer que los convocantes califican de "histórica", por las adhesiones que ha recibido.

En la capital grancanaria, la marcha ha partido desde el parque de San Telmo con destino a la plaza de Santa Ana, donde desde la mañana ondea en las Casas Consistoriales de la ciudad la bandera feminista, en un gesto de apoyo de la corporación a las reivindicaciones de igualad que mueven esta protesta en toda España.

La manifestación de Las Palmas de Gran Canaria arrancaba con un ambiente festivo, con música de batucada y con una masiva presencia de mujeres vestidas con camisetas moradas, agrupadas tras la pancartas como "Vivas, libres y unidas por la igualad" y "Si las mujeres paramos, se para el mundo"

En Santa Cruz de Tenerife, miles de personas marcharon por el centro de la ciudad desde la plaza de Weyler hasta la de La Candelaria, encabezadas por mujeres de la Plataforma 8-M Tenerife.

Como en la capital tinerfeña, la convocatoria de la manifestación en Las Palmas de Gran Canaria partía de una organización social, la Red Feminista, aunque haya sido apoyada por sindicatos y partidos políticos de diferente signo.

En las dos manifestaciones han participado cargos públicos de diversos partidos y algunas referentes históricas del movimiento feminista en las islas, aunque el protagonismo de las manifestaciones ha sido para las mujeres de a pie. También han participado muchos hombres que comparten las demandas del 8-M, .

Antes de las manifestaciones, los sindicatos UGT y CCOO, que abogaban por los paros parciales de dos horas, y STEC e Intersindical, que promovieron la huelga de jornada completa, han coincido en calificar de "histórica" la repercusión de este 8-M.

Los sindicatos sostienen que la adhesión a las huelgas ha sido mayoritaria, aunque con porcentajes dispares, que van desde el 100 % en algunas empresas del sector agrícola, hasta el 60 % entre el personal de la sanidad pública o el 45 % entre los docentes.