BALONMANO

Rita Hernández: "No sigo al Rocasa porque ahora tengo otras prioridades"

La exjugadora teldense recuerda con mucho agrado su paso por el balonmano de élite, diploma olímpico en Barcelona 92 con la selección.

PoliDeportivo - 10/05/2019 EFE
Rita Hernández (imagen cedida). Rita Hernández (imagen cedida).
La exjugadora grancanaria Rita Hernández, primera olímpica en balonmano del Rocasa Gran Canaria, no acude a ver los encuentros del equipo isleño porque tiene otras prioridades en su vida, aunque ha dicho que este deporte sigue siendo importante para ella.

Rita, diploma olímpico al lograr la séptima plaza con la selección española en los Juegos de Barcelona 92, tiene 50 años y reside en Ingenio, aunque trabaja en el pabellón que lleva su nombre en Telde como monitora de la Concejalía de Deportes.

Debido a la intensa actividad física a la que somete diariamente, Rita Hernández, que en su época fue una jugadora que pasó por casi todos los puestos excepto el de portera, conserva una figura envidiable.

"Hago mucho deporte porque doy clases de todo tipo. Incluso estaría disponible para jugar con el Rocasa el domingo el partido de vuelta de la final de la Copa EHF Challenge y sorprendería", ha dicho entre risas.

Rita Hernández no sigue hoy en día los encuentros que disputa el Rocasa en su feudo, aunque sí espera ver el de este domingo a las 12.00 horas ante el Pogon polaco.

"Actualmente tengo otras prioridades en mi vida, aunque eso no significa que el balonmano haya dejado de ser importante para mí. Sé muy bien que el Rocasa ha conseguido objetivos relevantes en los últimos años y, de hecho, en la anterior final de la Challenge que ganó el equipo en 2016 el club me hizo un reconocimiento en el pabellón", ha recordado.

Entre esas prioridades en su vida ocupa un hueco muy destacado su hermano David.

"Mi hermano tuvo un accidente laboral en 2007 que lo dejó en silla de ruedas y ahora juega al baloncesto adaptado en el BSR Gran Canaria (Econy). Siempre voy a verlo y a animarlo y, además, David va al gimnasio y le entreno, al igual que hago con el resto de personas con discapacidad o movilidad reducida", ha revelado.

Por otro lado, la exjugadora teldense recuerda con mucho agrado su paso por el balonmano de élite.

"Empecé a jugar al balonmano en categoría Cadete porque primero hice atletismo en la Escuela de Antonio Moreno. Con 17 años acudí por vez primera a la selección, con la que disputé la Olimpiada de Barcelona 92 y cumplí un sueño tras años de mucho trabajo y sacrificio", ha rememorado.

De igual forma, tiene bien presente las temporadas que defendió al por entonces denominado Vanyera Remudas.

"Siempre jugué con la máxima ilusión. El equipo fue un ejemplo a seguir y si el Rocasa continúa ahí fue porque hicimos historia y facilitamos que el balonmano femenino siguiese adelante en la isla", ha afirmado.

Sin embargo, pese a sus extensos conocimientos de este deporte, Rita no ejerce como entrenadora.

"Me he planteado que tal vez esté desaprovechada porque podría dirigir un equipo, aunque nadie me lo ha planteado nunca, ni yo me he ofrecido. Sí trabajo con escolares, pero dentro de mi jornada laboral", ha indicado.

De hecho, ha comentado que ahora mismo no se ve como primera entrenadora.

"Lo que sí podría es ayudar a un equipo y, seguramente, me iría implicando cada vez más. El Econy me pidió en su momento que les echase una mano y les llevé durante dos años la preparación física. Fue una experiencia bonita, porque además me motivaba mucho estar junto a mi hermano", ha concluido.