BALONMANO FEMENINO

España prolonga su pleno de victorias ante Senegal

La selección femenina de balonmano logra su tercera victoria en la primera fase del Mundial de Japón.

PoliDeportivo - 03/12/2019 EFE
Tercera victoria consecutiva de la selección (imagen RFEB). Tercera victoria consecutiva de la selección (imagen RFEB).
La selección española femenina de balonmano prolongó su pleno de victorias en el Mundial de Japón, tras imponerse este martes por 29-20 a Senegal, en un encuentro en el que el equipo español sufrió más de lo previsto en la primera parte, como reflejó el ajustado 14-13 con el que se llegó al descanso.

Pese a que Carlos Viver se aburrió de repetir que de nada serviría el buen trabajo realizado ante Rumanía y Hungría si no se mantenía la misma intensidad ante Senegal, el conjunto español al medirse por primera vez con un rival, a priori, inferior se relajó instintivamente.

Una pérdida de concentración que se reflejó especialmente en ataque, donde las “Guerreras” a diferencia de sus dos primeros encuentros dejaron de mostrarse como el equipo paciente y disciplinado capaz de dar siempre un pase de más en busca de una compañera mejor situada.

Es más, España pareció empañarse en emular a las senegalesas, que basan todo su juego en su capacidad para explotar su fortaleza física con continuas acciones de uno contra uno.

Circunstancia que las “Guerreras” no tardaron en pagar en un marcador, en el que España no sólo no logró ponerse por delante, sino en el que siempre fue a remolque (7-8).

Hecho que obligó a pedir un tiempo muerto al preparador español, que recordó a sus pupilas la necesidad de dotar a su juego de un punto más de calma.

“Hay que masticar, masticar y masticar cada ataque, no queda otra” insistió Viver.

Una pausa que la selección española logró, por fin, con la entrada a la pista de la central Alicia Fernández y el paso de Nerea Pena al lateral izquierdo.

Dibujo que permitió a España encontrar a sus jugadoras de segunda línea, las extremos y pivotes, a las que hasta entonces apenas había utilizado.

Un cambio de guión que permitió a las “Guerreras” lograr el ansiado estirón en el marcador, tras situarse con una renta de tres goles (11-8)

Pero a España aún le faltaba por ajustar su defensa, el pilar donde se sustentan las opciones de las “Guerreras” en este Mundial, y que se mostró incapaz en todo momento de contener las poderosas penetraciones de la central Doungou Camara.

Todo un problema, que condenó al conjunto español a prolongar su sufrimiento como demostró el ajustado 14-13 con el que las de Carlos Viver se marcharon al descanso.

Un receso que pareció aclarar definitivamente las ideas al equipo nacional, especialmente en la parcela defensiva, donde España encontró, por fin, la fórmula para frenar a Camara.

Si en el primer tiempo las ayudas nunca llegaron a tiempo para contener a la central senegalesa, en la segunda la velocidad de piernas de las jugadoras españolas no sólo anuló a Camara, que no anotó en toda la segunda mitad, sino que desarbolo por completo al conjunto africano.

Tal y como demostró el único tanto que España concedió en los diez primeros minutos del segundo parcial, lo que permitió a las “Guerreras” romper definitivamente el partido (21-14) con un contundente parcial de 7-1.

De la mano de las extremos Sole López y Maitane Etxeberria, que culminaron el juego ofensivo del equipo español, las de Carlos Viver acabaron con la resistencia africana, que pese al buen papel de la portera Hatadou Sako, no pudo evitar el triunfo (29-20) de un conjunto español que dio un nuevo paso hacia la segunda fase.