BALONMANO FEMENINO

El Rocasa Gran Canaria, campeón de la Liga Guerreras Iberdrola

Las de Telde coronan una temporada histórica, después de proclamarse el pasado día 12 campeón por segunda vez de la europea Copa EHF Challenge, tras ganar en la final a doble partido al SPR Pogon Szczecin de Polonia.

PoliDeportivo - 24/05/2019 EFE/Redacción Televisión Canaria
El Rocasa Gran Canaria hizo historia este viernes al conquistar su primer título liguero en la máxima competición del balonmano femenino nacional tras imponerse al Godoy Maceira Balonmano Porriño por 31-18 en la última jornada de la Liga Guerreras Iberdrola.

El club del barrio teldense de Las Remudas redondea así un mes de ensueño, después de proclamarse el pasado día 12 campeón por segunda vez de la europea Copa EHF Challenge, tras ganar en la final a doble partido al SPR Pogon Szczecin de Polonia.

Las canarias estaban obligadas a puntuar este viernes -empate o triunfo- ante el Porriño para asegurar de forma matemática su primer puesto, y no fallaron ante su público, asumiendo con naturalidad esa presión añadida en una de las noches más importantes de su historia.

Desde el principio, las locales impusieron su mejor balance defensivo, lo que les permitió ir siempre por delante en el electrónico y evitar que las viguesas, con muchas bajas, protagonizaran la sorpresa y les aguaran la fiesta.

A la espera de un pinchazo del equipo grancanario estaba el Super Amara Bera Bera, que tampoco hizo los deberes en esta última jornada al perder con el Helvetia Balonmano Alcobendas (29-28).

Frente al Porriño, el Rocasa fue fiel a su estilo, dejó en el vestuario los nervios propios de la ocasión, y gracias a su gran trabajo defensivo, las enormes paradas de la internacional Silvia Navarro así como rápidas transiciones abrió pronto una brecha en el marcador, con una cómoda renta de cinco goles (8-3, minuto 15) que supo mantener e incluso doblar hasta el descanso (16-6).

En el segundo periodo se acentuó el dominio total de las canarias, que en el ecuador de este tiempo ya doblaban en el marcador a las gallegas (24-12).

Con el encuentro y el título liguero encarrilado, el entrenador del conjunto local, Carlos Herrera, proporcionó minutos a las jugadoras menos habituales, quienes se sintieron también partícipes sobre la cancha de una noche inolvidable para el balonmano femenino grancanario.

El pitido final de los árbitros convirtió en una fiesta el pabellón Juan Carlos Hernández de Jinámar, con unas jugadoras locales eufóricas celebrando la consecución del histórico título liguero, reviviendo las imágenes de hace solo doce días cuando alzaron también el cetro europeo de la EHF.