LIGA DE CAMPEONES FIBA

El Iberostar Tenerife jugará la Final a Ocho de Atenas (62-54)

El Casademont Zaragoza será el rival de los aurinegros el próximo 1 de octubre, curiosamente también su rival en el estreno de la Liga Endesa el próximo fin de semana.

Baloncesto - 16/09/2020 EFE
El jugador del Iberostar Tenerife, Dani Díez, lanza a canasta ante la presencia de los jugadores rivales del Filou Oostende. Imagen EFE. El jugador del Iberostar Tenerife, Dani Díez, lanza a canasta ante la presencia de los jugadores rivales del Filou Oostende. Imagen EFE.
El Iberostar Tenerife estará en Atenas disputando la Final a Ocho de la Liga de Campeones FIBA, después de ganar al Filou Oostende por 62-54, en el partido de desempate de la eliminatoria de octavos de final.

El equipo de Txus Vidorreta ganó sin excesivos problemas y sin tener que emplearse a fondo ante un rival que jugó a ratos y que solo inquietó en el segundo cuarto en el que logró ponerse con siete puntos a su favor (23-30). El conjunto insular supo reaccionar y, tras el descanso dominar con cierta claridad el choque.

El encuentro comenzó con dominio local. No es que estuviera muy acertado, pero si jugó mejor que su rival. Con 17-10 se fueron al final del primer cuarto, un marcador muy bajo por parte de ambos conjuntos.

En el segundo el Filou Oostende puso una marcha más en su juego y la presencia en cancha de Schwartz le dio más profundidad y acierto. Parcial de 0-8 para los belgas que lograron ponerse, por primera vez, delante en el marcador (17-18).

El Oostende empezó a gustarse en la cancha y se aprovechó de la falta de intensidad defensiva de los locales para mandar en el juego y llegar a falta de un minuto para el descanso con una ventaja de siete puntos (23-30).

El Iberostar Tenerife reaccionó tras el descanso. Su presencia en la Final a Ocho de Atenas estaba en juego y no lo iban a perder en un encuentro que tenían que haber controlado desde el inicio.

Huertas lideró la reacción local tras el descanso y luego se le unió Aaron Doornekamp que, con dos triples consecutivos puso una diferencia de nueve puntos a favor de su equipo (46-35).

Ya el combinado canario estaba donde quería, tenía el partido en sus manos y solo tuvo que mantener las distancias con su rival para ganar el choque. El Filou Oostende intentó, con Welsh en cancha, volver a meterse en el choque, pero ya su rival no se lo permitió mejorando, principalmente, sus prestaciones defensivas.